Con una economía globalizada y aviones que nos trasladan por el mundo en horas, ¿por qué la tecnología no ha podido vencer la barrera del lenguaje? En una empresa de traducción como la nuestra, no podemos evitar reírnos cuando vamos a un bar de raciones en una ciudad tan turística como Barcelona y leemos que la traducción al inglés de los menús de raciones de los bares que el pulpo a feira se convierte “octupus to the party”, que la tortilla de bonito se dice “beautiful omelet,  o que el choco a la plancha es ‘I collide to the iron’.

Internet está lleno de traducciones infames mal realizadas por gente que cree que el Traductor de Google es igual de eficaz que Tradeus, por ejemplo, sin embargo el asunto pierde su matiz cómico cuando se entran en juego asuntos serios.

Vamos a repasar algunas anécdotas sobre la mala traducción de la historia…

  1. El Moisés de Miguel Ángel con sus dos cuernos.

empresa de traducción corregir errores de traducción

Que el Moisés de Miguel Ángel tiene cuernos por una mala traducción del patrón de los traductores, San Jerónimo, que tradujo al latín las versiones en griego y hebreo de la Biblia. El texto oficial de la iglesia católica durante milenio y medio tradujo por cuernos la expresión hebrea ‘keren or’ se refiere al estado resplandeciente del rostro de Moisés. Esta es la razón por la que durante el gótico tardío, y hasta bien entrado el renacimiento, los artistas cristianos dibujaron y esculpieron a Moisés con dos cuernos en la cabeza. No tenía mucho sentido pero tampoco era cuestión de dudar de un texto sagrado.

 

 

  1. El sueño húmedo de Jimmy Carter

En 1977 viajó a Polonia Jimmy Carter como presidente de los Estados Unidos, así que el Departamento de Estado contrató un intérprete ruso que hablaba polaco, pero no era un traductor profesional.

En ese momento, Polonia estaba bajo la órbita comunista, y Carter quiso dar un discurso simpático para ganarse al pueblo polacoY el traductor como se dice coloquialmente “se vino arriba”, le pudo el entusiasmo e hizo una interpretación totalmente libre. Así Carter empezó diciendo, “salí de los Estados Unidos esta mañana”, y el traductor tradujo “he dejado Estados Unidos para no volver nunca”. Cuando el presidente dijo “he venido para conocer vuestras opiniones y entender vuestros deseos de futuro”, la traducción sugería que Carter deseaba sexualmente a los polacos. Aún es más y una casta frase sobre lo feliz que le hacía estar en Polonia se tradujo por un “estar feliz de ver las partes privadas de Polonia”. Fue un desastre.

  1. Los canales de Marte y la vida inteligente en Marte

El planeta Marte, en una foto tomada en 1999

El astrónomo italiano Giovanni Schiaparelli en 1877 fue uno de los primeros en describir la superficie de Marte. Según su descripción en el planeta marciano había antiguos “mares”,  “continentes”  y también “canales”. En italiano la palabra canali  se refiere a una estructura totalmente natural como las gargantas o los cañones. Schiaparelli nunca pensó que los canales de Marte fueran construcciones. Pues en 1908, el astrónomo norteamericano Percival Lowell revisó el trabajo de Schiaparelli y tradujo sus estudios asegurando que los canales habían sido construidos por seres inteligentes para llevar el agua desde los casquetes polares hasta las regiones desérticas. Esta tesis desató la locura por los marcianos, a pesar de que provenía de una mala traducción.

 

 

  1. La palabra que hizo estallar la bomba atómica

Resultado de imagen de bomba atómica japón

Más serio fue el error de traducción del 26 de julio de 1945 cuando las potencias aliadas durante la II Guerra Mundial publicaron la declaración de Potsdam, que trataba las cláusulas de la rendición del imperio japonés y afirmaba que, si no se entregaba, se vería abocado a una “pronta y total destrucción”.

El manifiesto era un ultimátum en toda regla por lo que Kantaro Suzuki, primer ministro japonés convocó una rueda de prensa y dijo el equivalente a “Sin comentarios. Seguimos pensándolo”. El problema es que los aliados no tradujeron la palabra mokusatsu como “sin comentarios” sino que entendieron que el ministro empleaba otro significado de ese vocablo “lo ignoramos y lo despreciamos”. Diez días más tarde de la conferencia de prensa el presidente Truman desveló al mundo lo que significaba “pronta y total destrucción”. Jamás podremos aseverar si una buena traducción hubiese cambiado los hechos que acontecieron después.

 

 

  1. Un anuncio del ministro Wert, fue calificado de basura en la UE

Resultado de imagen de wert en la ue basura

Tan increíble como cierto pero en la Unión Europea se siguen comiendo errores en cuestiones diplomáticas. En noviembre de 2013 una agencia de prensa tradujo mal a un portavoz de la Comisión Europea y toda la prensa española aseveró que había tachado de “basura” un anuncio del ministro Wert. En verdad, el portavoz de Educación, Dennis Abbot, había empleado la palabra rubbish, que sí, puede expresar “basura”, pero en ese contexto la traducción correcta hubiese sido “estupideces” o “sandeces”.

La historia está llena de ejemplos en los que un error de traducción ha tenido consecuencias a veces muy graves, otras anecdóticas o simplemente curiosas. Pero si quieres que tus textos estén perfectamente traducidos no dudes en contar con una empresa de traducción.

 

 

Errores de traducción que se evitarían con una empresa de traducción (si hubiesen existido)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *