Creado en el año 2001, Google Translate es un traductor gratuito en línea capaz de realizar traducciones entre 64 lenguas diferentes, entre ellas naturalmente el castellano, catalán y alemán. Se calcula que 200 millones de usuarios lo utilizan cada mes y, al igual que otros traductores en línea, utiliza gigantescas bases de datos de documentos multilingües y un sistema de búsqueda estadístico para encontrar la mejor traducción.

Las bases de datos de Google aumentan a medida que los usuarios utilizan el sistema, por lo que todos los textos y documentos manejados con el Traductor de Google se quedan en la red, y pueden acceder a ellos otros usuarios del sistema. La ausencia absoluta de confidencialidad es un factor que conviene recordar a la hora de saber en qué casos se puede utilizar Google Translate y en cuáles no.

En cuanto a la calidad, la sofisticación técnica del sistema de Google avanza a marchas forzadas, y los resultados son cada vez mejores en según qué ámbitos y con según qué idiomas. Sin embargo, el Traductor de Google no es capaz a fecha de hoy todavía de producir un texto libre de errores ni de dar al texto el matiz o el estilo necesario en función del destinatario del texto.

[Sigue leyendo en nuestra nueva web. Lanzamiento Junio 2015]

¿Cómo trabaja Google Translate? (I)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *